Arco interno del pie

Entre sus dos puntos de apoyo anterior y posterior, el arco interno comprende cinco piezas óseas de delante atrás:

  • El primer metatarsiano, que sólo descansa en el suelo por su cabeza (sesamoideos).
  • El primer cuneiforme, que no tooma contacto con el suelo.
  • El escafoide, clave de la bóveda de este arco, se enceuntra a 15-18mm por encima del suelo.
  • El astrágalo, que recibe los impulsos transmitidos por la pierna y los distribuye por la bóveda.
  • El calcáneo, que desncasa sobre el suelo por su extremo posterior.

La estructura ósea del pie está constituida de manera que permite el mantenimiento de sus concavidades, que se ven conservadas por la acción de potentes ligamentos y salvaguardadas por el entramado muscular.

Según Lelièvre, todos los músculos de la pierna y del pie, excepto el bíceps sural, colaboran en el mantenimiento de la arquitectura plantar, si bien ,como veremos, hay músculos que se ocupan de esta función de manera muy específica.

Numerosos ligamentos plantares sujetan las cinco piezas óseas: los ligamentos cuneometatarsiano, el escafocuneal, y sobre todo el calcaneoescafoideo inferior y el calcaneoastragalino, que resisten los fuerzos violentos, aunque de duración limitada, al revés que los músculo que se oponen a las deformaciones prolongadas.

Los músculos, que unen dos puntos más o menos alejados del arco, forman a modo de cuerdas parciales o totales que actúan como auténticos tensores.

La musculatura implicada comprende el tibial posterior, el peroneo lateral largo, el floxor propio del dedo gordo y el aductor del dedo gordo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s