No todo es comodidad en las chanclas de dedo

Es probable que entre tu calzado de verano se encuentren las chanclas de dedo – Se tratan de las tradicionales sandalias que nos proporciona tener el pie fresco en los días de más calurosos y en cierto modo mayor comodidad.

Este tipo de calzado proporciona una transpiración en el pie, importante para algunas patologías como el pie de atleta o uñas encarnadas que resulta curarse más rápido que en un calzado estrecho y cerrado. Mayor comodidad a la hora de ir a la playa, sacar de paseo a tu perro, ir a la piscina, sacar la basura… Las chanclas son gratificantes en un entorno adecuado y momento determinado, pero un abuso de estas o usarlo de manera incorrecta puede poner los pies en peligro.

Cada vez se usa con mayor frecuencia en época de calor pero, este tipo de calzado usándolo de forma no conveniente; no solo hace daño a los pies en personas mayores, sino son muy peligrosas para los pies de los niños.

¿Qué inconvenientes tienen?

  •  Uno de los inconvenientes que tiene, es el pobre soporte plantar:  A diferencia de otras sandalias – ofrecen comodidad, soporte plantar, calidad en cuanto al material y mayor sujeción… Sin embargo este tipo de sandalias no presenta las características anteriores, tiene una muy mala amortiguación que, usándolo de forma prolongada puede  provocar mayor tensión en la planta del pie – Puede dar la aparición de la fascitis plantar.
  •  Riesgo de esguinces o torceduras en el tobillo: Al no sujetar el pie, hay una libertad de movimiento a la altura del tobillo aumentando las posibilidades de proporcionar inestabilidad en el tobillo.
  •  Dedos en Garra: El  problema de este tipos de calzado para que no se salgan del pie, es que la fuerza se realiza con los dedos del pie, esto puede dar la aparición de los dedos en garra, un claro ejemplo es subiendo las escaleras con estas chanclas.
  •  Dermatitis: Esto tiene que ver con el material del calzado, por ejemplo si las chanclas son de goma puede provocar una inflamación de la piel por la consecuencia del rozamiento con este calzado. Un ejemplo es la tira que sujeta el pie puede causar lesiones en la piel.
  • Ofrecen poca protección: Esta bien este tipo de calzado para algunas situaciones en concreto, pero si el uso de estos es para alguna actividad activa, no es el calzado adecuado. No se puede correr con este tipo de chanclas, no están diseñadas para terrenos irregulares. Hay que tener cuidado si cargamos con objetos pesado ya que no es un calzado que ofrezca protección alguna.
  •  Un calzado tan plano como este, no es adecuado para los niños, ya que van a absorber todos los impactos contra el suelo directamente con el pie y ocasiona que el sistema aquíleo-calcáneo-plantar sufra más de la cuenta. Es muy frecuente que el niño de pasos más cortos con este calzado alterando así su marcha normal. 
  • Los niños están en proceso de aprendizaje en todas las ocasiones, y uno es andar y lograr el equilibrio. Estas chanclas al no agarrar el talón: su talón «anda suelto», por lo que pierde el equilibrio; El niño se caerá con mayor frecuencia.

¡Muchas gracias, nos vemos en la siguiente entrada!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s